“Convidar a alguno es hacerse cargo de su felicidad
todo el tiempo que aquel se halle en nuestro techo”

(Brillant Savarin)

Lo que hacemos por nosotros mismos muere con nosotros, lo que hacemos por los demás y por el mundo permanece y es inmortal.

(Albert Pike)